Este sitio se mantiene con publicidades. Por favor, deshabilita tu bloqueador para poder navegarlo.

This site is maintained with advertisements. Please disable your blocker in order to navigate it.

La conexión. Dedicado a My Lady

Relatos | Más de 4 años
0
0
0
La conexión

La puta tormenta había provocado estragos en la zona. No dábamos abasto con las llamadas de urgencia. Cables de tensión caídos por doquier, postes rotos. Un verdadero caos. Y para colmo después de la tempestad, la calma total. Un calor insoportable que hacía que no tuvieramos ganas de salir de la cabina de la camioneta con aire acondicionado.

Era comprensible que la gente puteara, dos días sin luz y con semejante temperatura, pero nosotros no dábamos abasto, yo volvía a casa a ducharme, dormir unas horitas y salir de nuevo a reconectar.

El jefe nos había pedido colaboración. Todos dijimos que haríamos horas extras para tratar de solucionar el problema de la gente. Realmente estaba cansado. Me preguntaba como hacían antes sin tanta tecnología.

Mire la planilla, una reconexión mas a la vuelta. Bajé de la camioneta, el transformador no recibía corriente. Revisé los planos. Un cable que pasaba por detrás de una casa era el problema. El timbre no sonó o no lo escuché, el calor había paralizado parte de mis sentidos. Golpeé la puerta de madera. Un postigón lateral se abrió y una mujer con evidentes signos de estar sufriendo el calor me miró.

A pesar del calor y del agobio mis sensores detectaron unos hermosos ojos ubicados dentro de un interesante marco. Me presenté y le expliqué que estábamos buscando el cable de alimentación del transformador y que según los planos de la empresa pasaban por su jardín.

Me miró con esos bellos ojos, aunque en su mirada noté un dejo de cansancio y no físico, no sé, fue un instante. Me rasqué la barbilla sudorosa y recordé que con tanto trajín no me había afeitado. Intenté explicarle la situación pero ella no parecía demasiado ansiosa por mi clase de electricidad.

Me abrió la puerta y al entrar de reojo pude ver un esbelto cuerpo vestido por una blusa transpirada y un interesante escote que dejaban entrever unas tetas prominentes. Pero mi mirada se fue rapidamente a la puerta del jardín. A pesar del calor, sentí que la figura femenina hacía que mi viejo amigo de toda la vida reaccionara con un respingo.

Salimos al jardín. Ella adelante mío indicando el camino y yo aprovechando para ver unas lindas piernas que culminaban en un trasero voluptuoso. Pedí de usar una escalera que estaba en el jardín para ahorrarme el trabajo de bajar la de la camioneta. La apoyé contra una medianera del fondo y subí con mis herramientas a revisar el cable y la caja. Me comuniqué por radio con la central para que dieran energía al sector.

Ella seguía en el jardín parada mirando como trabajaba y a pesar de estar concentrado en mi tarea cada tanto me daba vuelta a mirarla y cuando lo hacía el amigo reaccionaba.

Le pedí si no me alcanzaba un vaso de agua fresca. Creo que la sorprendí al hablarle, era como que estaba en otra galaxia. Pero me miró y sin contestarme fue para la casa. Yo aproveché para volver a mirar esas piernas y el culo que se movía al compás de los pasos.

Volvió con el vaso, se acercó a la escalera y estiró el brazo para alcanzarme el agua. Las manos se rozaron y sentí una descarga y no eléctrica, una descarga sensual. Fue como un alerta. La mire, me tomé el agua de un sorbo y al bajar la mirada para alcanzarle el vaso vacío la encontré debajo de la escalera. Las miradas se cruzaron y sin decir nada me desabrochó el botón del pantalón. Abrió el cinturón y con los dientes me bajó el cierre.

Tiré el vaso al pasto y me agarré de la escalera para bajarme pero ella me dijo que me quedara ahí. Casi me ordenó que me quedara.

Empezó a besarme el abdomen, la lengua pasó por el ombligo dibujando pistas de saliva en la piel. El viejo amigo ya estaba incontrolable, se esforzaba por escaparse del boxer y mostrarse en plenitud.

Con las dos manos ma bajó el pantalón y empezó a morder el borde del calzoncillo tirando para abajo. La pija emergió de entre la tela con la cabeza resplandeciente, pero pretada por el elástico. Solté una mano para intentar liberarla a pleno, pero otra vez esa voz me ordenó que me quedara quieto donde estaba.

Siguió pasando la lengua por la panza, llegó a la cabeza, la lamió, la chupó. Terminó de bajarme el boxer y empezó a acariciarme. Los dedos por la ingle jugueteando a hacer cosquillas, la lengua lamía los huevos, el tronco y la cabeza de mi pija a punto de explotar. En un momento se la metió toda en la boca hasta el fondo. Yo estaba en éxtasis sin poder reaccionar.

Los dedos, manos y lengua danzaban sobre mi sexo, sobre mi piel en una frenética danza erótica. En un momento se alejó unos centímetros para observar, miró fijamente mi pija a punto de explotar y de nuevo se lanzó al ataque sobre ella.

Yo ya no aguantaba mas, sentía la descarga eléctrca que anticipa la acabada. Y como si lo presintiera, ella se desabrochó la camisa dejando finalmente al descubierto dos tetas de exposición. De un golpe se metió toda la pija en la boca y empezó a chupar frenéticamente. En el instante en que sentí que acababa, se lo dije y retirando su boca desparramó toda la leche por las tetas y el abdomen, jugando con la punta a esparcirlo todo.

Se alejó, se acomodó la camisa, se limpió la boca con una mano y dirigiendo sus pasos a la casa me dijo que le avisara cuando me iba para abrirme. Unas gotas de leche todavía salieron de la pija.

Había sido la mejor y mas rara reconexión que nunca había realizado.

  • Puntos agregados!

    10 Puntos

    Votos: 2 - T! score: 1/10

    285

    Visitas

    1

    Favoritos

    0

    Medallas

    0

    Seguidores

    9 Comentarios

    Cargando comentarios espera un momento...
    Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
    Tu comentario fue agreado correctamente.